dissabte, 18 de febrer de 2017

Guillem Terribas: "El cine ha dado sentido a mi vida"

Aunque oficialmente jubilado, el librero gerundense Guillem Terribas no para. Ahora vuelve a la escritura para tratar sobre una de sus pasiones, el cine, un arte que, tal como muestra en su nuevo título "Alegra'm la vida", ha dado sentido a su vida.
Foto: Irene Dalmases. EFE
En una entrevista con Efe, rememora que fue la editora de Columna Glòria Gasch quien le sugirió la idea de un libro sobre las películas que deberían ver los más pequeños -tiene una nieta- pero le costó un tiempo encontrar la voz narradora hasta dar con una que cree es "entrañable, próxima, nostálgica, pícara, cachonda e incluso triste".
Fue entonces cuando se sentó ante el ordenador y en la primera parte puso negro sobre blanco sus recuerdos, sus experiencias y sus vivencias con el séptimo arte, mientras que en la segunda parte apuesta por 22 filmes, "imprescindibles para mirar con los más pequeños", desde "Matilda", "West Side Story" o "Mary Poppins" a "Un día perfecto para volar" o "La invención de Hugo".
A la vez, describe cómo se ha enfrentado a estos filmes junto a su nieta Martina, que ha quedado fascinada por el paisaje de algunas películas, mientras que en "Mary Poppins" quedó boquiabierta con la protagonista o se ha divertido con el personaje de Amanda Seyfried en "Mamma mia!".
Reconoce que la primera parte del libro debía ser más corta, pero "al final me ha salido más larga que la recomendación de todas las películas y eso que he intentado explicar, más que batallitas, historias con principio y final".
Terribas no esconde que desde muy chico quería ser actor de cine, lo que finalmente consiguió con un pequeño papel en "Soldados de Salamina", de su amigo David Trueba, a la vez que gracias a su oficio y a su afición ha disfrutado en primera fila del Festival de Cannes o ha paseado por su ciudad del brazo del francés Jean-Louis Trintignant y Sergi López, conversando con Isabelle Huppert.
Tampoco obvia en el libro que cuando cumplió 50 años sus amigos le prepararon una fiesta sorpresa en el cine Truffaut de Girona, una sala que gestiona con algunos de ellos.
"Yo no he tenido estudios universitarios -prosigue- pero sí mucha curiosidad y gracias a las películas he conocido a Shakespeare, Mozart y quiénes eran Henry Mancini o Nino Rota. El cine también me ha servido para expresarme y mirar de una determinada manera a la gente, y en los 38 años al frente de la Llibreria 22 para comportarme ante los clientes, seducirles o improvisar".
Hombre afortunado, remarca que el cine "no solo es entretenimiento, es un mundo fantástico, historias con mucho arte, sin edad".
También reivindica las historias de mentira. "Cuando más de mentira son, más me las creo", apostilla.
Por otra parte, es de los que cree que las películas deben verse en las salas, en pantallas grandes, porque "en casa no estás por lo que te cuentan".
Preguntado por filmes que lo hayan marcado últimamente, Terribas, quien en su juventud fue abducido por el filme "Romeo y Julieta" del italiano Franco Zeffirelli, no duda en afirmar que "hay un antes y un después" de "La vida de Adèle", de Abdellatif Kechiche y protagonizada por Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux.
Dice que cuando la vio le hizo reflexionar mucho e incluso le provocó "una gran envidia", por la intensidad de las relaciones sexuales que acababan teniendo las dos protagonistas. "Me he replanteado mi comportamiento sexual a partir de la admiración que siento por esta película", confiesa.
Preguntado por nuevos proyectos, avanza que el próximo mes publicará en Cruïlla un libro infantil, dirigido a lectores de entre 6 y 10 años, que se titulará "L'avi de la Martina".